La ira o el intenso dolor no es comodín para evadir la justicia

Scroll hacia arriba